¿De cuanta fuerza de voluntad dispones?-Neuronamarketera

¿De cuanta fuerza de voluntad dispones?

El otro día en la playa, justo al lado de mí, había una pareja de amigas. No paraban de hablar y de hacer referencia a la fuerza de voluntad.

La verdad es que para casi todo usamos “la fuerza de voluntad” ¿te has dado cuenta?

Si hablamos de dejar de fumar, dejar de beber, dejar de morderse las uñas, o empezar una dieta etc. En todas aparece como coletilla “la fuerza de voluntad”.

Pero… ¿realmente te has parado a pensar lo que significa fuerza de voluntad?
Se trata de la capacidad para posponer la gratificación y resistir tentaciones a corto plazo para poder llegar a tus metas en un largo plazo.

Si, has leído bien, capacidad para posponer… Parece que no estamos diseñados para resistir tentaciones inmediatas a cambio de conseguir el objetivo final.

¡Todo el mundo tiene fuerza de voluntad! Tú también, no cabe ninguna duda. Pero lo que tenemos que tener claro es que la fuerza de voluntad solo funciona si pensamos en ella, la respetamos y le damos el lugar de prioridad que se merece.
Si dudas de tu fuerza de voluntad seguramente estarás usando la incorrecta. Todos, insisto de nuevo, todos tenemos fuerza de voluntad. Pero también te tengo que decir que hay dos grados de fuerza de voluntad. Por una parte tenemos la fuerza de voluntad, y por otro la que podríamos llamar la flaqueza de voluntad.
Mucha por no decir la mayor parte de la gente utiliza la flaqueza de voluntad para afrontar sus iniciativas más importantes. Y no se dan cuenta de que esa elección lo hace todo más complicado y difícil.

Si no la alimentas cuando se va agotando lo más posible es que llegues por el camino más largo, costoso y duro que te lleva al éxito.
No necesitas un gran proyecto o un gran reto. Sin darte cuenta, todos los días te embarcas en actitudes que requieren de tu fuerza de voluntad y por consiguiente te van restando dicha fuerza.

Hay una gran lista de cosas que ponen a prueba tu fuerza de voluntad. Desde mi punto de vista te voy a decir las más importantes y que a mí más me cuestan.
– Adquirir nuevos hábitos.
– Descartar la emoción.
– Contener los impulsos.
– Optar por recompensas a largo plazo en lugar de a corto plazo.

 

Recuerdo que en la universidad, más específicamente en la asignatura de matemáticas de las operaciones financieras (MOF) siempre se nos preguntaba… ¿Qué prefiere, 100€ hoy o 1000€ el mes que viene? Todos respondíamos lo mismo, 100€ hoy. Optábamos por la recompensa inmediata, dejando de lado el objetivo de 1000€.
Con esto lo que quiero decirte es que lo que mejor puedes hacer es tomarte tu fuerza de voluntad como un recurso vital y limitado, por eso debes gestionarlo bien.

 

El tiempo es muy importante en lo que respecta a tu fuerza de voluntad. El día tan solo tiene 24h de las cuales tú eres el único que puedes organizarlas según tus prioridades o necesidades.
Esto es como todo, hay quien dice que es mejor hacer las tareas más importantes a primera hora de la mañana, ya que la fuerza se va debilitando, pero yo no te puedo decir eso, ya que conozco a gente que las primeras horas las dedica a cosas menos importantes, y es después de comer cuando se siente mas concentrad@ para realizar las tareas que si considera importantes.

Organizarte solo lo puedes hacer tu, eres la persona que más se conoce a sí mismo, por lo que mejor que tu, nadie sabe cuando estas más fuerte y cuando más débil o menos concentrado. Lo que si tienes que tener muy muy en cuenta, es que el momento que elijas para hacer lo que tengas que hacer nada te distraiga ni te desvíe de tu objetivo.

 

No te resistas a tu fuerza de voluntad, deja que contribuya a construir tu vida.

Y tú, ¿de cuanta fuerza de voluntad dispones?

Deja un comentario