Pasión por lo prohibido

Te voy a contar un pequeño secreto. Seguro que tú también tienes uno como este, o parecido.
¿Te acuerdas de cuando eras pequeñ@? Decidías por momentos lo que querías ser de mayor. Yo recuerdo que primero quería ser bióloga, luego arqueóloga, después quería ser bailarina (me lo tome bastante en serio estuve en una academia de baile más de 10 años) pero al final me decante por ser periodista. Me encantaba entrevistar a personas, cogía papel y lápiz y ahí iba yo.

Pero de golpe y porrazo vi algo en la televisión que trastocó toda mi seguridad profesional con 11 añitos de edad.

Le dije a mi hermano “Tete, que anuncio más fuerte ¿no?” a lo que él me contesto “Quizá la estrategia de marketing no fuera la adecuada”. Empezó a resonar en mi cabeza Marketing, Marketing, Marketing…

Este spot duro muy poco en televisión. ¿Lo recordáis? A mí me impacto tantísimo que la curiosidad me llevo a indagar el porqué una marca llega al extremo de hacer ese tipo de campaña, porque en unos países estaba permitido mientras que en otros, como España, se retiro. Todo era tan raro, escapaba a mi conocimiento. Por lo que sentía tanta curiosidad que empecé a investigar sobre el desconocido Marketing.

Todo el mundo marketero me pareció (y me sigue pareciendo) espectacular, desconocido, inquietante… mis sentidos estaban puestos a disposición del marketing. Me fijaba, cuando iba al supermercado, en las líneas de caja, y en los productos para niños que estaban colocados a mi alcance. Aunque no me hacían falta, los veía y los quería. ¿Por qué estaban ahí puestos? ¿Por qué para llegar a la zona de panadería teníamos que pasar por todo un pasillo con miles de productos en oferta?

Fue en ese momento en el que pensaba en silencio cuando dije en voz alta “De mayor quiero ser marketera”. Lo sabia al 100%, era un mundo apasionante.

Llevo formándome en marketing 10 años. Me diplomé en la extinta Ciencias Empresariales por la Universidad de Alicante, me especialice en marketing, publicidad y comunicación. No teniendo bastante con eso, realice un máster en Dirección Comercial y Marketing. A día de hoy sigo formándome, desaprendiendo y aprendiendo. Nunca llegas a aterrizar, siempre hay algo nuevo, algo que te deja boquiabierta, algo que te parece increíble, algo que escapa a lo lógico… es sin duda para mí una ciencia no muerta, en constante evolución.

Llegados a este punto, miro hacia atrás y visualizo el punto de inicio en esta carrera por conseguir un sueño. Si observo el camino recorrido me doy cuenta que tiene muchos parones, muchas vueltas, muchos baches, muchas dudas e inseguridades. Pero he llegado casi a la meta, me faltan unos cuantos pasitos.

Todo esto empezó por un anuncio en 1999, en solo un minuto me convenció ese spot. No compre ningún pantalón pero si decidí mi profesión de cuando fuera mayor.

¿Qué anuncio marco tu infancia? ¿Hubo alguno que te ayudara a decidir tu futuro?

¡Cuéntanoslo! 😉

 

 

 

 

 

Deja un comentario